TIPS PARA CHEFS

Los 5 consejos en hostelería para incrementar nuestros beneficios

Rodrigo Tovar, MKT en Recipok

Los hosteleros lo somos, en la mayoría de las ocasiones, por vocación. De otra manera no hay forma de aguantar estos horarios y este sacrificio. Esto tiene sus ventajas -somos apasionados, siempre queremos mejorar y lo damos todo por el negocio-, pero también sus inconvenientes: a veces descuidamos el aspecto empresarial. En pocas palabras, si nos dejamos llevar tomamos decisiones basadas en corazonadas. Es por eso que hoy queremos traerte la forma de incrementar beneficios en hostelería. 

La profesionalización debe formar parte de nuestro día a día. Desde Recipok te recomendamos los cinco consejos más importantes para incrementar los beneficios en nuestro negocio de hostelería.

Antes de comenzar con las recomendaciones…

Nada de lo que viene a continuación tiene sentido si no hemos hecho una reflexión muy básica en cualquier negocio: ¿Quién es tu público objetivo?

En pocas palabras: ¿has identificado a quién está dirigido tu local? ¿Sabes claramente quiénes son tus clientes? Porque, en base a eso, todo lo demás cambiará. Ninguna recomendación, por mucho que te digan lo contrario, es universal. Todas ellas dependen de muchas variables, pero la más importante es saber para quién trabajas.

Vamos a ver algunas preguntas que nos tenemos que hacer y que deberíamos tener recogidas en algún documento:

  • ¿Cuál es la edad media de mis clientes? ¿Existen distintas franjas de edad por alguna razón? En general, un local suele estar dirigido a una sola franja de edad (aunque creamos que nuestros clientes pueden ser de cualquiera). Aun así, existen casos MUY excepcionales donde este análisis arroja resultados más amplios. Pero son negocios muy especiales, en la gran mayoría podemos dar un rango de edad de alrededor de 10 años.
  • ¿Cuál es la renta media de tus clientes? En función de la misma podrás saber hasta cuánto están dispuestos a gastar en tus productos.
  • ¿Qué ‘ánimo’ tienen tus clientes cuando van a tu local? No es lo mismo un restaurante que se encuentra en un polígono industrial que una pastelería que está en la zona de tiendas exclusivas de una ciudad.
  • ¿Son mayoritariamente hombres o mujeres? ¿Qué especialidades encuentras en este sentido? El marketing, la presentación, etc. no será el mismo.
  • Otras cualidades que pueden resultar de interés: si tus clientes tienen hijos, si llegan a tu local de vacaciones, etc.

Las preguntas anteriores no deben incluir a todos tus clientes, sino a la mayoría de ellos. De esta forma podrás tomar decisiones más adecuadas, ya que se enfocarán al grueso de tu facturación.

Una vez hecho eso podrás adaptar cada recomendación que te damos a tu caso concreto.

La cocina no es más que otra de las patas de una empresa. Debemos prestar atención a todos sus elementos, incluidos los que no se centran en la propia fabricación del producto.

Los 5 consejos que debes conocer si quieres que tu comercio triunfe

Todos los chefs, sean de pastelería o de restaurantes, que tienen una faceta económica desarrollada, coinciden en tener en cuenta cinco puntos. Estos pueden dividirse en muchos más, pero todos los consejos que puedan ser de utilidad se pueden agrupar en estos cinco grandes bloques.

Desde Recipok vamos a desarrollar cada uno de ellos de manera independiente. Así, actualizaremos este artículo conforme publiquemos y desarrollemos cada uno de los puntos que vamos a nombrar a continuación.

Te darás cuenta de que todos ellos apuntan en una dirección: la profesionalización de tu empresa. Está muy bien dirigir en base a nuestro instinto, y el que lo tiene es muy probable que alcance cierto grado de éxito. Aun así, es posible que una persona sin talento pero con gran capacidad económica y técnica -seguro que entre tu competencia conoces a alguien- logre optimizar mejor el negocio que otro muy dotado con instinto. Y, lo mejor de todo: ¿qué sucede si se juntan en una misma persona instinto y conocimientos técnicos que profesionalicen la empresa? Que se vuelve imparable.

Te enumeramos los cinco grandes grupos:

  1. Mira más allá del día a día. Es decir, ten una idea general de tu negocio. Elabora estrategias y utiliza métricas que te ayuden a evaluar resultados. No te quedes en el trabajo diario, porque entonces no podrás identificar las oportunidades y solucionar los problemas antes de que sucedan.
  2. Mantente alerta, las oportunidades aparecen y desaparecen. No te fíes solo de lo que tú, como persona física, eres capaz de ver. Utiliza las herramientas que existen para lograr procedimentar la identificación de oportunidades, y aprovéchalas. Si no lo haces tu competencia te sobrepasará con rapidez.
  3. Analiza los costes de todos tus productos y conoce tus márgenes. Nuestro negocio se puede simplificar en una serie de gastos e ingresos. Muchas decisiones, en ocasiones las más importantes, se basan en esto. Y, sabiendo esto -que lo sabemos todos-, ¿cómo es posible que no tengamos claro cuáles son nuestros costes? ¿Por qué no sabemos con exactitud cuánto, de todo lo que gastamos, debemos imputar a un producto que vendemos?
  4. La basura debe llenarse lo menos posible. Basura significa pérdidas. Y, aunque no lo pensemos, estas abarcan mucho más que el gesto de lanzar al contenedor unos cuantos kilos de producto.
  5. Conoce a tu mercado. Es decir, ten siempre un ojo abierto para saber cómo se mueve, las novedades que ofrece, y cómo convence a sus clientes. Pero no lo hagas de forma aleatoria. Debes medirlo de manera pormenorizada y procedimentada. Así serás capaz de evaluar los datos que obtengas adecuadamente.

“Teniendo en cuenta los puntos anteriores podrás tomar decisiones más adecuadas, ya que se enfocarán al grueso de tu facturación”